Jean Prouvé

” I would run from school to my father´s workshop. And it was there that I would meet all the members of the Ecole de Nancy (…). They were revolutionaries in every way, but above all in the idea of the industrial revolution destined for the masses. Their idea was that all objects should be quality objects, and that all architecture should be of its age”

 

“La historia de la fea, tercera parte : el diálogo con el Constructor y los gremios”

Habiendo cerrado el proyecto debían encontrar un constructor capaz de resolver y construir aquel equilibrado y desafiante proyecto.

El comienzo fue muy duro, porque ningún constructor sabía interpretar los planos, confundían alzados con plantas,

y no comprendiendo la génesis y desarrollo de la obra no se es capaz de materializarla.

Pero ante la primer desilusión la propiedad no se dio por vencida, busco incansablemente y encontró al Constructor apropiado que iba a dar vida a su próxima vivienda.

En el pueblo de al lado residían Pepe Castellanos y su hijo Tomás.

Pepe había regresado de Suiza y había montado una empresa con su hijo, “Trespaderne SL”.

Las reacciones de Pepe y Tomás frente a los planos y detalles fueron completamente opuestas a aquellas que habían recibido hasta entonces.

Pepe encontró en ese proyecto la posibilidad de ejecutar una obra de hormigón visto por dentro y por fuera, le daría la oportunidad de enseñarle a su hijo la profesión.

Podría de esa forma transferir toda la experiencia que había atesorado en Suiza, Pepe enseñaría el oficio y Tomás aprendería.

El diálogo se presentaba como protagonista, y conformaba el puente entre padre e hijo, entre el aprendiz y el maestro.

Tomás se entregó a cada una de las etapas constructivas de la que sería en definitiva su más exigente experiencia.

La obra lo pondría a prueba día tras día, le plantearía interrogantes y los caminos a seguir serían parte de la responsabilidad que tendría como Jefe de Obra.

Se pondría a cargo de cada una de las decisiones de ejecución, y todos los que trabajamos o hemos trabajado en el gremio sabemos que no es una tarea sencilla.

“Tomás planeaba y repasaba semanalmente todas las directrices, tenía todo estudiado, era normal su llamada al estudio para plantear dudas o comentar posibles imprevistos”

– comenta el Arquitecto Carlos Pereda, con un tono de voz entusiasta, al preguntarle por el desarrollo de la obra.

No se si os habeís fijado bien, pero…¿A que las carpinterías son de un acabado impecable? Más allá de cumplir con ese primer requerimiento de la propiedad,

”las carpinterías serán de suelo a techo, no?”, ¿os acordais?, fueron ejecutadas por José Luis Mainz, experto ebanista-artesano por vocación y aparejador por formación.

José había sido premiado en Campeonatos de Oficios, como ganador en la Modalidad de Carpintería.

Su entrega al trabajo y la encomienda, lo llevaban a reproducir los detalles de carpintería que el estudio le entregaba en escala 1:10 a escala 1:1 (si, si, escala real) sobre paneles de DM.

Los paneles de José hoy están celosamente guardados en el estudio, como muestra de su profesionalidad.

Finalmente os agrego una última anécdota, quizás la más graciosa de todas, puesto que para el pueblo

y algunas personas que pasean habitualmente por esa zona la casa no tiene la fisonomía o volumetría a la que están acostumbrados, y debido a ese impacto morfológico la han bautizado como “la fea”.

Para mi, sin embargo que conocí su historia, será la casa de la curiosidad, el diálogo, la entrega, el trabajo en equipo bien sincronizado, la dedicación y pasión por el hacer arquitectura.

Detrás de sus muros, sus huecos, su jardin, sus detalles prolijamente terminados hay una historia.

Humildemente me atrevo a transferir estas anécdotas, porque a mi también me impresionaron y conmovieron.

La arquitectura es la historia del hábitat de los hombres, es la evolución de nuestra mirada y nuestras necesidades, de la técnica aplicada a la construcción, es nuestra propia huella y marca

sobre este mundo, como no iba a querer contar una historia tan real y cuidada; que no hace más que confirmar que somos artífices de nuestros espacios y refugios.

Confirma, además, que hacer Arquitectura es diseñarnos, dimensionarnos, comunicarnos y proponernos a un entorno real sea cual fuere su escala o medida.

Seguiremos haciendo arquitectura, y no sólo los arquitectos, sino tambien los carpinteros, los constructores y los clientes o propietarios.

Participaremos de este desafiante y a la vez gratificante proceso que hemos elegido, cada uno de nosotros desde su lugar y medida sumándonos en la búsqueda de un resultado común.

 

Vivienda Unifamiliar Villarcayo,Burgos.

Estudio Pereda-Perez

http://www.peredaperez.com/

Fotografias de Arquitectura

Pedro Pegenaute

http://www.pedropegenaute.es/2013/vivienda-villarcayo/

The art of asking

A veces no encontramos respuestas, a veces no miramos el bosque, a veces reducimos nuestra visión simplemente a aquello que creemos es cierto y confiable.

Y digo a veces, por no decir “casi siempre o siempre”.

La consecuencia de ello es un listado de quejas y protestas que nos acompañan dia tras dia, un pantano enorme que nosotros mismo creamos con nuestra incansable capacidad de ver las cosas “casi siempre o siempre” con el mismo cristal.

Y…digo yo, ¿No será en realidad que el problema radica en la pregunta?

¿Qué pasaría si cambiáramos la pregunta?

Creo que no hay que ser muy listo para darse cuenta que la respuesta también se modificaría.

http://www.ted.com/talks/amanda_palmer_the_art_of_asking.html

Si, si…pero

No se que opinan ustedes pero a mi la decisión de la tira o el pabellón sobre otro tipo de partido arquitectónico me parece correctísimo, sacar provecho del muro existente y otorgarle responsabilidad estructural es una operación evidente.

La disposición de los ambientes resulta lógica, pero sin embargo no encuentro nada atractivo el corte.

Subir y bajar, subir y bajar … me resulta incómodo.

 

¿La lógica del prisma o el pabellón, no sugiere un plano contínuo, o a lo sumo interrumpido, pero visualmente conectado por el mismo nivel de cota?

A mi el hecho de interrumpirlo y generar doble altura me parece lógico, una operación de diseño válida, y también efectiva para volcar los ambientes de la planta superior y/o circulaciones al espacio social o más concurrido de la casa, por otra parte le brinda la posibilidad al espacio principal de resaltar en medio de la tira.

No todos podemos ser iguales, no todos somos útiles para lo mismo.

Pero la constante alteración desmerece la alteración en si.

Vamos que para mi, es o una cosa o la otra.

 

Por otra parte el tratamiento y el uso de la fachada como agente activo es inteligente y necesario, lástima que parece que esas decisiones las siguen tomando aquellos que habitan climas mucho más extremos, y nosotros, los que habitamos en el mediterráneo seguimos disfrutando de las bondades del clima sin tomar conciencia del paso de las estaciones y la adaptación al medio que podríamos generar a partir de la observación.

 

Pero entiendo que soy un poco “papista” (nunca mejor empleado el término hoy que el Pontífice dimite), y que a veces peco de detallista.

Yo os acerco la información y ustedes sacan sus propias conclusiones.

Ah! No se olviden de dejar sus comentarios al pie de la nota, el feedback es lo que nos enriquece. Bamboo House,Belgium.

 

Bamboo House

Napoleón, jefe de Obra.

Napoleón como jefe de Obra debía ser todo un espectáculo, no creen?

Pues este estudio además de resolver una reforma de un piso de 170m2 en la Rue de Rivoli, se ocupó de presentar la reforma al mundo de una forma graciosa, original y creativa.

El aburrimiento, el desgano por el espacio sin habitar o absolutamente estéril los ha llevado a integrar a Bonaparte en la documentación gráfica, desde el principio nos reciben no uno sino tres Napoleones victoriosos asomados al balcón del piso.

Y lo más curioso de la iniciativa es que surgió en obra, en plena reforma bromeaban sobre la posibilidad de que Napoleón hubiera vivido allí, con lo cual no es una reforma más, no es un piso más en blanco impoluto, que he de reconocer que me fascinan, es el piso de los Napoleones.

Hacer un recorrido por el y verificar si os gustó tanto la idea como a mi.

Piso en ParisPiso Napoleón-Paris

Glenn Murcutt y su apacible forma de enseñarnos.

Hace muchos, muchos, o al menos algunos años atrás asistí a una Conferencia en mi querida y ahora lejana Buenos Aires.

Para un estudiante de arquitectura el hecho de poder escuchar y contemplar a aquellos arquitectos famosos, publicados en revistas o libros de actualidad es toda una experiencia;

como el día que vi en directo a Norman Foster con su corbata naranja aparecer en nuestra aula magna, pero esa anécdota os la contaré más adelante.

Volvamos entonces al primer relato, surgió desde el lateral del escenario, detrás de sus gafas, con sus ojos brillantes y pequeños color azul cielo, de pequeña estatura, pero con una gentil predisposición.

Era Glenn Murcutt, el autor de “Refugio para artistas”, que tanto habíamos admirado en los talleres de Arquitectura como ejemplo de arquitectura de corte, contenedor y escala mínima o mejor dicho necesaria para el hábitat.

Toda su exposición se basó en el respeto que debemos tener por la naturaleza, en la devoción por la observación, en todos aquellos pasos que nos sugería dar antes de siquiera levantar el lápiz para comenzar a proyectar.

Sus obras eran el reflejo material de sus palabras, la coherencia es parte de su vida, y esa cálida mañana en la ciudad de Buenos Aires, el nos demostraba con su apacible personalidad que vale la pena apostar y decidirse por ser uno mismo sin necesidad de avasallar a nadie, mucho menos a la madre Naturaleza.

 

Hubo sin embargo una pregunta curiosa, uno de los estudiantes se levantó y le preguntó cual era el consejo que nos daba para sobrellevar el invierno y el verano.

El lo miro pacíficamente y respondió “En invierno tendrás frio, y en verano tendrás calor”.

 

Hoy llegó la imagen de Glenn Murcutt hasta mis manos por una revista, reviví aquella experiencia, y me alegré al poder verificar que sigue siendo un hombre coherente y respetuoso del medio ambiente.

Gracias Glenn.

 

Mi primera experiencia TEDx

Descrubrí TED hace unos años, ese típico enlace que te pasa un amigo por twitter y que no sabes bien de que va, pero oye sigues investigando porque te engancha.

Afortunadamente el enlace clave y culpable de mi adicción fue aquel de Sir Ken Robinson, “La escuela mata la creatividad”, y claro luego de semejante hallazgo ya no pude parar.

De hecho, en muchas ocasiones los utilizo en clases de inglés para adultos, intentando generar debate, curiosidad y porque no que todos la pasemos muy bien aprendiendo y acercándonos a otras ideas, mundos, realidades y universos.

Pero, nunca había tenido la oportunidad de disfrutar un evento así, suponía que sería más que interesante debido a la confluencia de ideas, y el hecho de que las charlas se mantuvieran en un tiempo limite de 15 o 18 minutos, pues generaría un desafío extra, la síntesis y la comunicación serían un ingrediente a tomar en cuenta en la puesta en escena, entendiendo que no todos los ponentes son comunicadores profesionales, que son como tú o como yo, simples mortales que tienen algo más que curioso e interesante que compartir.

Mi impresión personal respecto de TEDx es altamente satisfactoria, se generó en esa sala tal complicidad entre los ponentes y el auditorio, que vale la pena destacar, estábamos seducidos por la franca disposición, la generosidad y la profesionalidad de cada uno de los que se subieron al estrado.

Si quieres saber de que se habló en TEDx y cuales fueron los ponentes no tienes más que abrir el link a continuación, pero si eres un ser curioso, te animo a que te sumes a la próxima experiencia TEDx que encuentres en tu ciudad.

Y porque? Pues es simplemente algo por lo que deberías apostar. Para empezar es un cúmulo de ideas que podrás tener en tu cabeza alojadas, y vaya a saber que se puede generar a partir de allí, ha sido un “disparador” como decimos en arquitectura. Además es un ámbito amigable para poder conocer gente que hace lo mismo que tú, o no…que hace cosas completamente diferentes, pero que al fin y al cabo están allí para abrir sus proyectos y sueños a una audiencia sin esperar nada a cambio.

Hemos tenido la compañía en este TEDxRetiro de un gran grupo teatral, los Impromadrid Teatro que a cada paso por el escenario nos dejaron una secuencia de risas y aplausos que hacían que la buena energia que había se multiplicara.Para lo cual nos integraron constantemente en el trabajo que hacían sobre el escenario, puesto que las improvisaciones nacían en ese mismo momento con las sugerencias e ideas del auditorio.

No quiero olvidarme de destacar el gran trabajo del personal que nos recibió a cada uno con una sonrisa a las 9.00 de la mañana del sábado 27 de octubre en la Casa Arabe, eso no tiene precio, pero puedo asegurarles que si hubiera habido que pagar, lo hubiese hecho gustosa.

Y para hablar de gustos, sabéis que?Encima de todo, nos han regalado una mochila con camiseta TEDx, cuadernito, boli y pin, al que a la salida le sumaron una galleta muy dulce TEDx, tan dulce e interesante como la mañana que pudimos compartir los que nos acercamos allí.

Espero poder ser testigo de muchas más experiencias TEDx, y que te sumes!

Súmate a una cadena de ideas que recorre el mundo intentando ver que otra realidad es posible, y que en este caso sólo depende de nosotros.

tedxretiro.com