Jean Prouvé

” I would run from school to my father´s workshop. And it was there that I would meet all the members of the Ecole de Nancy (…). They were revolutionaries in every way, but above all in the idea of the industrial revolution destined for the masses. Their idea was that all objects should be quality objects, and that all architecture should be of its age”

 

“La historia de la fea, tercera parte : el diálogo con el Constructor y los gremios”

Habiendo cerrado el proyecto debían encontrar un constructor capaz de resolver y construir aquel equilibrado y desafiante proyecto.

El comienzo fue muy duro, porque ningún constructor sabía interpretar los planos, confundían alzados con plantas,

y no comprendiendo la génesis y desarrollo de la obra no se es capaz de materializarla.

Pero ante la primer desilusión la propiedad no se dio por vencida, busco incansablemente y encontró al Constructor apropiado que iba a dar vida a su próxima vivienda.

En el pueblo de al lado residían Pepe Castellanos y su hijo Tomás.

Pepe había regresado de Suiza y había montado una empresa con su hijo, “Trespaderne SL”.

Las reacciones de Pepe y Tomás frente a los planos y detalles fueron completamente opuestas a aquellas que habían recibido hasta entonces.

Pepe encontró en ese proyecto la posibilidad de ejecutar una obra de hormigón visto por dentro y por fuera, le daría la oportunidad de enseñarle a su hijo la profesión.

Podría de esa forma transferir toda la experiencia que había atesorado en Suiza, Pepe enseñaría el oficio y Tomás aprendería.

El diálogo se presentaba como protagonista, y conformaba el puente entre padre e hijo, entre el aprendiz y el maestro.

Tomás se entregó a cada una de las etapas constructivas de la que sería en definitiva su más exigente experiencia.

La obra lo pondría a prueba día tras día, le plantearía interrogantes y los caminos a seguir serían parte de la responsabilidad que tendría como Jefe de Obra.

Se pondría a cargo de cada una de las decisiones de ejecución, y todos los que trabajamos o hemos trabajado en el gremio sabemos que no es una tarea sencilla.

“Tomás planeaba y repasaba semanalmente todas las directrices, tenía todo estudiado, era normal su llamada al estudio para plantear dudas o comentar posibles imprevistos”

– comenta el Arquitecto Carlos Pereda, con un tono de voz entusiasta, al preguntarle por el desarrollo de la obra.

No se si os habeís fijado bien, pero…¿A que las carpinterías son de un acabado impecable? Más allá de cumplir con ese primer requerimiento de la propiedad,

”las carpinterías serán de suelo a techo, no?”, ¿os acordais?, fueron ejecutadas por José Luis Mainz, experto ebanista-artesano por vocación y aparejador por formación.

José había sido premiado en Campeonatos de Oficios, como ganador en la Modalidad de Carpintería.

Su entrega al trabajo y la encomienda, lo llevaban a reproducir los detalles de carpintería que el estudio le entregaba en escala 1:10 a escala 1:1 (si, si, escala real) sobre paneles de DM.

Los paneles de José hoy están celosamente guardados en el estudio, como muestra de su profesionalidad.

Finalmente os agrego una última anécdota, quizás la más graciosa de todas, puesto que para el pueblo

y algunas personas que pasean habitualmente por esa zona la casa no tiene la fisonomía o volumetría a la que están acostumbrados, y debido a ese impacto morfológico la han bautizado como “la fea”.

Para mi, sin embargo que conocí su historia, será la casa de la curiosidad, el diálogo, la entrega, el trabajo en equipo bien sincronizado, la dedicación y pasión por el hacer arquitectura.

Detrás de sus muros, sus huecos, su jardin, sus detalles prolijamente terminados hay una historia.

Humildemente me atrevo a transferir estas anécdotas, porque a mi también me impresionaron y conmovieron.

La arquitectura es la historia del hábitat de los hombres, es la evolución de nuestra mirada y nuestras necesidades, de la técnica aplicada a la construcción, es nuestra propia huella y marca

sobre este mundo, como no iba a querer contar una historia tan real y cuidada; que no hace más que confirmar que somos artífices de nuestros espacios y refugios.

Confirma, además, que hacer Arquitectura es diseñarnos, dimensionarnos, comunicarnos y proponernos a un entorno real sea cual fuere su escala o medida.

Seguiremos haciendo arquitectura, y no sólo los arquitectos, sino tambien los carpinteros, los constructores y los clientes o propietarios.

Participaremos de este desafiante y a la vez gratificante proceso que hemos elegido, cada uno de nosotros desde su lugar y medida sumándonos en la búsqueda de un resultado común.

 

Vivienda Unifamiliar Villarcayo,Burgos.

Estudio Pereda-Perez

http://www.peredaperez.com/

Fotografias de Arquitectura

Pedro Pegenaute

http://www.pedropegenaute.es/2013/vivienda-villarcayo/

“La historia de la fea, segunda parte: el diálogo con el cliente”

 

“Las carpinterías llegarán hasta el suelo, verdad?” – preguntaba en forma temerosa la propiedad al estudio de arquitectura.

El comitente estaba formado por una pareja joven y sus dos hijos, decididamente emocionada por la arquitectura contemporánea,

por tanto identificaban este tipo de carpinterías como símbolo de la arquitectura moderna.

Esa era una de sus mayores preocupaciones, la casa debía ser contemporánea.

Sin embargo, el diálogo con el cliente no se redujo a una lista de requerimientos que todo arquitecto enfrenta en cada proyecto que inicia,

por el contrario, este cliente formó parte del proceso constructivo.

Si, si formó parte del proceso de obra y ejecución de la que sería meses mas tarde su hogar.

La devoción, dedicación y tiempo otorgados a la obra sorprendió a cada paso a los arquitectos Carlos Pereda y Oscar Perez,

como también al constructor y todos los gremios involucrados.

La pareja fratasó a mano el porche y los suelos exteriores, participaron en la ejecución del tendido eléctrico y la jardinería.

Esta iba a ser su casa, y lo sería desde el principio.

“La calidad de ejecución en cada una de las tareas fue brillante” – comentaba el Arquitecto Carlos Pereda emocionado.

Con lo cual, el diálogo formó parte de la ejecución, los propietarios consultaban como debían hacer cada una de las tareas

y agregaban dedicación, tiempo y cariño. Yo lo llamo IVA, impuesto al valor agregado,

porque es un plus que surge o brota naturalmente cada vez que nos apasiona una tarea y nos impulsa a hacer todo lo necesario,

inclusive a inventarnos un nuevo camino para poder llevar a cabo nuestro objetivo.

El cariño y empeño que pusieron en su casa fue parte de la obra desde el comienzo

y así fue como ellos mismos participaron de la búsqueda del constructor. Pero esa anécdota forma la tercer parte de esta historia.

The art of asking

A veces no encontramos respuestas, a veces no miramos el bosque, a veces reducimos nuestra visión simplemente a aquello que creemos es cierto y confiable.

Y digo a veces, por no decir “casi siempre o siempre”.

La consecuencia de ello es un listado de quejas y protestas que nos acompañan dia tras dia, un pantano enorme que nosotros mismo creamos con nuestra incansable capacidad de ver las cosas “casi siempre o siempre” con el mismo cristal.

Y…digo yo, ¿No será en realidad que el problema radica en la pregunta?

¿Qué pasaría si cambiáramos la pregunta?

Creo que no hay que ser muy listo para darse cuenta que la respuesta también se modificaría.

http://www.ted.com/talks/amanda_palmer_the_art_of_asking.html

Napoleón, jefe de Obra.

Napoleón como jefe de Obra debía ser todo un espectáculo, no creen?

Pues este estudio además de resolver una reforma de un piso de 170m2 en la Rue de Rivoli, se ocupó de presentar la reforma al mundo de una forma graciosa, original y creativa.

El aburrimiento, el desgano por el espacio sin habitar o absolutamente estéril los ha llevado a integrar a Bonaparte en la documentación gráfica, desde el principio nos reciben no uno sino tres Napoleones victoriosos asomados al balcón del piso.

Y lo más curioso de la iniciativa es que surgió en obra, en plena reforma bromeaban sobre la posibilidad de que Napoleón hubiera vivido allí, con lo cual no es una reforma más, no es un piso más en blanco impoluto, que he de reconocer que me fascinan, es el piso de los Napoleones.

Hacer un recorrido por el y verificar si os gustó tanto la idea como a mi.

Piso en ParisPiso Napoleón-Paris

Glenn Murcutt y su apacible forma de enseñarnos.

Hace muchos, muchos, o al menos algunos años atrás asistí a una Conferencia en mi querida y ahora lejana Buenos Aires.

Para un estudiante de arquitectura el hecho de poder escuchar y contemplar a aquellos arquitectos famosos, publicados en revistas o libros de actualidad es toda una experiencia;

como el día que vi en directo a Norman Foster con su corbata naranja aparecer en nuestra aula magna, pero esa anécdota os la contaré más adelante.

Volvamos entonces al primer relato, surgió desde el lateral del escenario, detrás de sus gafas, con sus ojos brillantes y pequeños color azul cielo, de pequeña estatura, pero con una gentil predisposición.

Era Glenn Murcutt, el autor de “Refugio para artistas”, que tanto habíamos admirado en los talleres de Arquitectura como ejemplo de arquitectura de corte, contenedor y escala mínima o mejor dicho necesaria para el hábitat.

Toda su exposición se basó en el respeto que debemos tener por la naturaleza, en la devoción por la observación, en todos aquellos pasos que nos sugería dar antes de siquiera levantar el lápiz para comenzar a proyectar.

Sus obras eran el reflejo material de sus palabras, la coherencia es parte de su vida, y esa cálida mañana en la ciudad de Buenos Aires, el nos demostraba con su apacible personalidad que vale la pena apostar y decidirse por ser uno mismo sin necesidad de avasallar a nadie, mucho menos a la madre Naturaleza.

 

Hubo sin embargo una pregunta curiosa, uno de los estudiantes se levantó y le preguntó cual era el consejo que nos daba para sobrellevar el invierno y el verano.

El lo miro pacíficamente y respondió “En invierno tendrás frio, y en verano tendrás calor”.

 

Hoy llegó la imagen de Glenn Murcutt hasta mis manos por una revista, reviví aquella experiencia, y me alegré al poder verificar que sigue siendo un hombre coherente y respetuoso del medio ambiente.

Gracias Glenn.

 

Madrid Sustainability Jam 2012 – Soulsight

Buenos Dias o casi buenas tardes …

Mañana se celebrará en Madrid la segunda Sustainability Jam session, y vosotros os preguntareis: ¿Qué es eso? o al menos ¿Que significa?

Pues mirad, es sumamente sencillo y desafiante, o al menos os contaré que significa para mi, que eso si puedo hacerlo sin temer meter la pata hasta el fondo.

Pues una Jam es una sesión donde se improvisa, en el ámbito del jazz y la música negra los músicos van subiendo a escena y sumándose a la pieza musical. Para improvisar hay que estar a mi modesto entender muy atento a todo lo que ocurre, hay que ser empático y perceptivo.

Sabiendo que aquello que generemos será una pieza única, provista de la energía y las habilidades que en ese momento se combinen.

Lo que es altamente desafiante y porque no intrigante es el hecho de que una serie de personas desconocidas entre ellas, y otras supongo que al menos se seguirán via TW, se reúnan en un sitio a pasar el tiempo re-creando, imaginando, vinculando, proyectando y constituyendo nuevas ideas. Cada uno desde su disciplina, cada uno desde su propia pasión, sentir y porque no humanidad.

Porque si hay una condición necesaria para crear es el hecho de ser humanos. El humano proyecta hacia adelante, desde el mismo momento en que imagina un mundo nuevo, una nueva posibilidad, una solución, cualquiera sea el objeto resultante o bien sin objeto resultante.

El viernes 2 de Noviembre de 2012 en nuestra casa de acogida (o Nave Nodriza) Soulsight nos reuniremos un grupo de 30 personas a dar lo mejor que tenemos en ese instante bajo esas circunstancias.

Yo, para no perder la costumbre estaré twitteando cada pasito, porque creo que compartir y difundir es parte de la tarea, necesitamos estar en red, conectar mentes, hacer nuevos amigos y con una excusa altamente seductora.

Transformamos aquello que no nos gusta? Dale! Sumate!

agenda